top of page

Punto cadena


Me distraje tomando mi té de menta y levanté la mirada hacia las letras de arriba. Nunca antes había leído un texto recién escrito, jamás había hecho una revisión en mis páginas de la mañana. Hoy, revisión. Nuevo punto de visión, punto. Hilo y aguja esperando la puntada, cualquier puntada o esa puntada. Hay miles de puntos a elegir, cada uno trae una dirección: izquierda, derecha, arriba, abajo o en el mismo punto. Punto como lugar, punto como círculo, punto como inicio o punto como final. Punto, puto, 108. Ciento ocho latigazos disimulados con maquillaje, capas y capas de maquillaje que no esconden nada. Duelen, queman. Punto puto. Puto el que lee. Puta la puntada diversa. Somos puntos, puntas, somos putos, putas. Y punto.

Seguimos dando puntadas enredadas a la trama de nuestra historia. ¿cuándo alguien decidió darle valor, connotación, opinión o incumbencia al amor del otre? La injusticia duele más que el fuego en el cuerpo. ¿cómo esperar que el maquillaje cubra tanta injusticia? Capas y capas de injusticia. Me pregunto si la rabia, el odio, la ira, el miedo que contiene esa lanza puede ser desintegrada con un solo acto de amor, uno solo. Certero y eterno.



* El caso 108 fue una serie de actos de persecución a homosexuales en Paraguay durante la dictadura de Alfredo Stroessner.



bottom of page